Empate!

 

Como no contarte de mi regalo de este pasado viernes. Luego de una semana intensa de emociones y haceres, algo faltaba, no me sentía en balance, había estado más entregada hacia los demás que en mi. 

Como ya aprendí hace mucho, el balance entre el dar y recibir es parte del equilibrio y la salud en todo el sentido. Decidí entonces regalarme un espacio con que me sintiera compensada y agendé seguido un circuito relajante en Lunavital. 

Qué manera de sentirme una reina, de sentir el merecimiento de recibir, de cargarme, de tomar y a la vez de agradecer a mi cuerpo todo lo que hace por mi y por mantenerme viva.

 Recibir el toque amoroso y delicado de Alexandra y de Laura, sentir las sales y los aceites…fue conectarme con mi verdadero templo de amor. Tomar el vapor con la consciencia de soltar a través del sudor los líquidos listos para despedirse de mi cuerpo y algo más, me abrió a la sensación de que le ofrecía ese espacio de liberación a ese que alberga lo sagrado en mi. 

Sentir la ducha fría y el agua vivificando mi piel y todo mi ser y luego dejarme envolver en el amor de la tierra que termina de tomar de mi, me descarga y a la vez me retorna nutrición a través de los minerales y los aceites esenciales. Concluir con un exquisito masaje a 4 manos con aceite tibio, para acentuar, relajar, mimar, fue terminar diciéndole a mi cuerpo, te amo, gracias. Lección aprendida: en el mundo del servicio lo primero es darme, alimentar mi vasija para seguir multiplicando y extenderlo a otros...así mantengo mi fuerza. Feliz Fin de Semana!

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Recibe información relevante sobre nuestros talleres e itinerario


Dra. Raquelina Luna © 2016
http://www.raquelinaluna.com|Email: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

BananaLink.Net